¿Cómo ahorrar energía en el hogar?

 

ELECTRODOMÉSTICOS

A la hora de adquirir los electrodomésticos de la vivienda es muy importante tener en cuenta la etiqueta energética. Es muy conveniente además, elegir los electrodomésticos en función de las necesidades reales ya que encontramos en el mercado una gran variedad de tipos, tamaños y prestaciones ... y todo ello influye en su consumo energético.


El objetivo del sistema de etiquetado energético es ofrecer la opción al usuario para que pueda comparar productos de las mismas características y de diferentes marcas, en lo referente a los consumos de energía en función de unas condiciones normalizadas de funcionamiento y otros parámetros relacionados, favoreciendo así la utilización de los aspectos medio ambientales en la compra de electrodomésticos. Para ello las etiquetas disponen de unas clasificaciones energéticas que abarcan desde la A+++, producto de menor consumo de energía, hasta la “G” (o “D” en ciertos casos con el nuevo etiquetado energético), producto de mayor consumo de energía, acompañadas de datos adicionales de relevancia y clasificaciones desde el punto de vista de la aptitud para la función de dicho producto (eficacia de aclarado, centrifugado, etc.)

El etiquetado energético es obligatorio, desde 1995, en España para los siguientes tipos de electrodomésticos:

  •  Frigoríficos, frigorífico-congeladores y Congeladores.
  •  Lavadoras.
  •  Lavavajillas.
  • Secadoras y lavadora-secadoras.
  • Hornos

 etiqutaenergetica

asesoramiento etiquetado

 

Frigorífico

Su uso ininterrumpido lo convierte en el electrodoméstico que más electricidad consume en el hogar, aunque su potencia no sea muy elevada ( alrededor de 200 W).

 

  •  Adquirir electrodomésticos eficientes de clase A++ o A+++ y que se adapten a las necesidades; no compre un equipo más grande del que realmente necesita.
  •  El consumo del frigorífico depende del lugar donde se ubique. Coloque el frigorífico alejado de focos de calor o radicación solar directa y mantenga la parte posterior del frigorífico y el congelador limpia y ventilada, así como favorezca la circulación de aire por la parte posterior del equipo.
  • El hielo y la escarcha son aislantes y dificultan el enfriamiento en el interior de estos equipos. Los modelos "no frost" o sin hielo, disponen de una circulación continúa de aire en el interior que evita la formación de hielo sobre las paredes de los compartimientos.
  •  Ajustar el termostato para mantener una temperatura a 6ºC en el frigorífico y – 18 ºC en el congelador.
  •  Descongele antes de que la capa de hielo alcance 3 mm de espesor: podrá conseguir ahorros de hasta el 30%.
  •  Comprobar el buen estado de las gomas de las puertas para garantizar un buen cierra y evitar pérdidas.
  • No introduzca nunca alimentos calientes en el frigorífico: si los deja enfriar fuera, ahorrará energía.
  •  Abra la puerta lo menos posible y cierre con rapidez.

frigorifico

Lavadora

Después del frigorífico, es el electrodoméstico que más energía consume en el conjunto de hogares. La mayor parte de la energía que consumen (entre el 80 y el 85%) se utiliza para calentar el agua, por lo que es muy importante optar por programas de baja temperatura.

En la etiqueta energética de la lavadora aparecen reflejados parámetros como la eficacia de centrifugado y el consumo de agua, aparte del consumo de energía.

washing machine 1889087 1920

 

  • Comprar la lavadora con etiquetado clase A+ o superior.
  • Aprovechar al máximo la capacidad de su lavadora y procure que trabaje siempre a carga completa.
  • Existen en el mercado lavadoras con programas de media carga, que reducen el consumo de forma apreciable.
  • Limpiar el filtro de la lavadora regularmente: logrará un mejor funcionamiento y ahorrará energía.
  • Utilizar siempre que sea posible programas de lavado de baja temperatura (40ºC o inferior).
  • Aproveche el calor del sol para secar la ropa en lugar de utilizar secadoras. Además, centrifugando se gasta mucha menos energía para secar la ropa, que utilizando una secadora.

Lavavajillas

Cada vez es más frecuente disponer de un lavavajillas en los hogares españoles, y se emplea prácticamente a diario. El 90% de su consumo se produce en el proceso de calentar el agua. Sin embargo, hay estudios que demuestran que es más económico (en agua y energía) lavar la vajilla en ellos que fregando a mano.

  • Comprar el lavavajillas de clase A+ o superior.
  • Elija el tamaño de su lavavajillas en función de sus necesidades.
  • Procure poner en marcha el lavavajillas cuando esté completamente lleno.
  • Siempre que se pueda, utilizar programas económicos o de baja temperatura.
  • Un buen mantenimiento ayuda al ahorro energético: es importante limpiar periódicamente el filtro y revisar los niveles de sal y abrillantador, pues reducen el consumo de energía en lavado y secado.

electrodomesticos detalle