¿Cómo ahorrar energía en el hogar?

 

¿COMO AHORRAR ENERGÍA EN LA CALEFACCIÓN?

radiator

Las instalaciones de calefacción representan el 41% del consumo energético de las viviendas en la Comunitat Valenciana. Para reducir el consumo energético de estas instalaciones se recomienda que los equipos sean seleccionados teniendo en cuenta las características y superficie de los espacios a calefactar.

Existen diversos sistemas que proporcionan calefacción en nuestras viviendas, pero los que habitualmente instalamos constan de los siguientes elementos:

  • Generador de calor: habitualmente una caldera o una bomba de calor, en la que se calienta el agua o el aire hasta una temperatura de diseño.
  • Sistema de regulación y control: generalmente termostatos o cronotermostatos. Adecúan la respuesta del sistema a las necesidades de calefacción, procurando que se alcancen, pero no se sobrepasen, las temperaturas de confort preestablecidas.
  • Sistema de distribución y emisión del calor: conjunto de tuberías, bombas y radiadores por cuyo interior circula el agua caliente que distribuye el calor en el espacio calefactado o conjunto de tuberías y rejillas o difusores por los cuales circula el aire caliente antes de ser impulsado al espacio calefactado.

Calderas de alta eficiencia energética

caldera

Las calderas son los equipos en cuyo interior se produce la combustión de los combustibles, y en los que el calor liberado se transfiere a un flujo de agua que circula a su través. Las calderas pueden ser atmosféricas, estancas, de baja temperatura, de condensación, etc y pueden funcionar con gas natural, propano, gasóleo o ser calderas eléctricas.

Las calderas más eficientes que encontramos en el mercado son las calderas de condensación. Estas calderas poseen un rendimiento muy elevado gracias a que recuperan parte del calor de la combustión, particularmente el calor latente del vapor de agua, que escapa en los gases de escape y que es un producto de la combustión. De esta manera, se consigue obtener la misma cantidad de calor necesitando un menor aporte de combustible. La única diferencia de estas calderas respecto a las convencionales radica en la necesidad de un desagüe para eliminar los condensados. Respecto a mantenimiento y reparaciones, son similares.

Para ayudar a los ciudadanos a sustituir las viejas calderas por otras condensación, IVACE Energía pone a disposición de los ciudadanos el Plan Renove de Calderas.

Bombas de calor

Las bombas de calor son equipos que, utilizando un gas refrigerante en un ciclo termodinámico cerrado, extraen calor del entorno natural (aire, agua o tierra) y lo transfieren al interior de la vivienda. Estas máquinas generalmente consumen energía eléctrica para accionar el compresor y los ventiladores.

La ventaja de las bombas de calor es que tienen una alta eficiencia energética. Por cada kWh de electricidad consumida se transfiere entre 3 y 4 kWh de calor. Además, la bomba de calor no sólo permite calentar sino también enfriar. Como inconveniente, funcionan peor cuando las temperaturas son muy bajas, ya que tienen dificultades para captar el calor del ambiente exterior. Algunos equipos, en ese caso, recurren a resistencias eléctricas de apoyo. Para potencias inferiores a 12 kW térmicos, encontramos en el mercado equipos del tipo “inverter”, que regulan la potencia por variación de la frecuencia eléctrica, con lo que ahorran energía y son más eficaces con bajas temperaturas exteriores.

Heat Pumps

Sistemas convencionales

Como equipos individuales encontramos los radiadores eléctricos o las estufas de butano. Los radiadores eléctricos (a veces llamados emisores térmicos, radiadores de aceite, calor azul, etc) son equipos en los que el calentamiento se realiza mediante resistencia eléctricas. Son equipos muy poco eficientes ya que por cada kWh de electricidad consumida se transfiere 1 kWh de calor. Pueden ser una opción para calefactar el cuarto de baño y habitaciones pequeñas en un momento puntual, pero no resultan eficientes para calentar grandes espacios o como único equipo de calefacción. Las estufas de butano son equipos que funcionan con bombonas de butano y que dan entre 3 y 4 kW térmicos. Tienen una eficiencia media, al producirse la combustión en la habitación y no disponer de evacuación, pero como inconveniente aumentan la humedad relativa y disminuye el oxígeno en la habitación por lo que hay ventilar los espacios con frecuencia.

Consejos para ahorrar energía

thermostat

Independientemente de que se opte por instalar una caldera o una bomba de calor, es importante disponer de un sistema de regulación de la calefacción que permita adaptar la temperatura de la vivienda a nuestras necesidades: 

  • Cuando la vivienda está desocupada durante un número de horas elevado es interesante sustituir el termostato normal por uno programable, en el que se pueden programar y fijar las temperaturas en diferentes horas, incluso fines de semana
  • Para sistemas de calderas y radiadores de agua caliente, un procedimiento sencillo para mantener la temperatura deseada en cada habitación consiste en la instalación de válvulas termostáticas sobre los propios radiadores que regulen el paso de caudal de agua caliente en función de las necesidades
  • La instalación de válvulas termostáticas y los termostatos programables son fáciles de colocar, accesibles y se amortizan rápidamente ya que permite ahorrar entre el 8 y 13% de energía.La temperatura a la que se programa la calefacción influye en el consumo de energía de nuestro sistema de calefacción.

Hay que tener presente que por cada grado que aumentamos la temperatura, se incrementa el consumo de energía en torno a un 7%. Por tanto:

  • Cierre los radiadores que no precise para mantener a diario su calidad de vida y piense que no todas las habitaciones de su hogar necesitan seguramente la misma temperatura.
  • Una temperatura de entre 19 y 21 grados es suficiente para obtener la sensación de confort.
  • No hay que calentar en exceso la vivienda. No sólo es perjudicial para la salud sino una actitud poco responsable ante el consumo de energía.
  • Por la noche, en los dormitorios es suficiente con una temperatura de entre 15-17 grados.
  • En condiciones normales, es suficiente encender la calefacción sólo durante el día. Por la noche, salvo en zonas muy frías, es conveniente apagar la calefacción ya que el calor acumulado durante el día suele ser más que suficiente para mantener en los dormitorios una temperatura de entre 15 y 17 grados.
  • Por la mañana, no encender la calefacción hasta después de haber ventilado la casa y haber cerrado las ventanas.
  • Si nos ausentamos de la casa durante unas horas reduzca la posición del termostato a 15-16 grados.
  • Cerrar las persianas por la noche evita importantes pérdidas de calor.

Por otro lado, es importante realizar un mantenimiento adecuado de los sistemas de calefacción ya que nos permitirá un ahorro de energía cercano al 15%.

  • En calderas, es aconsejable una revisión anual al inicio de temporada de calefacción, ya que las calderas sucias dificultan la combustión y por tanto consumen más.
  • Es conveniente purgar los radiadores al inicio de la temporada puesto que el aire contenido en los mismos dificulta la transmisión de calor
  • No se deben cubrir los radiadores ni coloque objetos a su lado, ya que esto dificulta la difusión del calor

comfort