¿Cómo ahorrar energía en el hogar?

 

AGUA CALIENTE SANITARIA

Las instalaciones de agua caliente sanitaria representan el 20% del consumo energético de las viviendas en la Comunitat Valenciana. Es por ello desde el año 2006, en las viviendas de nueva construcción, es obligatorio contar con sistemas solares térmicos (o de energías renovables) para la generación del agua caliente sanitaria.

Para reducir el consumo energético en ACS podemos optar por sistemas de producción de agua caliente eficientes u optar por reducir el consumo de agua.

Los sistemas de producción de agua caliente sanitaria se clasifican en sistemas instantáneos o sistemas con acumulación.

Los sistemas instantáneos calientan el agua en el mismo momento en que es demandada. Es el caso de los calentadores de gas o eléctricos, o las calderas murales de calefacción y agua caliente (calderas mixtas). Estos sistemas presentan como inconvenientes:

  • Hasta que el agua alcanza la temperatura deseada en el punto de destino, se desperdicia una cantidad considerable de agua y energía, tanto más cuanto más alejada se encuentre la caldera de los puntos de consumo.
  •  Cada vez que demandamos agua caliente se pone en marcha la caldera. Estos continuos encendidos y apagados incrementan considerablemente el consumo, así como el deterioro del equipo. Es por ello que en el mercado existen calentadores con microacumulación que, reducen estos encendidos.
  •  Generalmente presentan prestaciones muy limitadas para abastecer con agua caliente a dos puntos simultáneos.

A pesar de todo, los instantáneos siguen siendo los sistemas más habituales en los suministros individuales de agua caliente. Los sistemas de acumulación se subdividen en dos tipos:

  • Equipo que calienta el agua (por ejemplo una caldera o una bomba de calor) más un termo acumulador. El agua, una vez calentada, es almacenada, para su uso posterior, en un tanque acumulador aislado. Estos sistemas son más eficientes que los individuales.
  •  Termo acumuladores de resistencia eléctrica. Es un sistema poco recomendable desde el punto de vista energético y de costes. Cuando la temperatura del agua contenida en el termo baja de una determinada temperatura entra en funcionamiento una resistencia auxiliar. Por ello, es importante que el termo, además de estar bien aislado, se conecte solamente cuando realmente sea necesario, mediante un reloj programador.

En estos momentos las bombas de calor se presentan como una buena alternativa a los termos acumuladores con resistencia eléctrica, pues permiten alcanzar temperaturas de producción de hasta 60ºC y consumen 3 veces menos que un termo. En una bomba de calor para ACS, por cada kWh de electricidad consumida se transfiere alrededor de 3 kWh para producir el ACS. Estos equipos utilizan un circuito frigorífico reversible similar al que utilizan los equipos de aire acondicionado cuando funcionan en calefacción.

shower

Para nueva construcción, el Código Técnico de la Edificación exige, entre otros requisitos, que estos equipos sean renovables, es decir tengan una eficiencia estacional superior a 2,5. Se puede consultar más información en este documento.

Para reducir el consumo de agua, podemos seguir estas recomendaciones:

  • Los sistemas de acumulación de agua caliente son más eficientes que los sistemas de producción instantánea y sin acumulación.
  • No deje grifos abiertos inútilmente.
  • Evite goteos y fugas de grifos.
  • Una ducha supone alrededor de una cuarta parte del agua y energía que un baño.
  •  Los reguladores de temperatura con termostato para la ducha suponen ahorros del 4-6% de energía.